Los sistemas de telecomunicaciones requieren baterías de alta integridad para ofrecer a los clientes la continuidad del servicio. En las aplicaciones se incluyen oficinas centrales, BTS (aplicación inalámbrica), armarios de cableado para exteriores y estaciones repetidoras de microondas.